¿Pueden las ciudades permitirse el lujo de perderse la revolución de los patinetes eléctricos?

Published on Mar 04, 2021 by Polina Mikhaylova

post-thumb

Las ciudades y empresas de todo el mundo se enfrentan a presupuestos cada vez más ajustados debido a la pandemia de COVID-19, lo que obliga a replantearse seriamente cómo operan y brindan servicios.

Las empresas de transporte público ahora también deben tener en cuenta el distanciamiento social en sus operaciones diarias, reduciendo la capacidad de los autobuses y trenes y reduciendo los clientes potenciales. Pero las autoridades locales tampoco quieren que la gente se suba a sus coches y genere más contaminación. Entonces, ¿cuál es el término medio?

Los expertos en transporte se han centrado cada vez más en opciones que permitan el distanciamiento social, sean baratas y respetuosas con el medio ambiente. Esto se puede ver en la gran cantidad de iniciativas para caminar / andar en bicicleta que han surgido a nivel mundial desde el inicio de la pandemia, desde París agregando 650 kilómetros de nuevos carriles para bicicletas hasta las iniciativas de paisaje urbano de Londres donde se han ampliado las aceras para los peatones. Si bien caminar y andar en bicicleta pueden cubrir algunas brechas, a veces las personas solo necesitan rapidez y facilidad para llegar a su destino, y los patinetes eléctricos encajan perfectamente en ese nicho.

Los modos de movilidad mixtos y proactivos que fomentan el distanciamiento social han sido clave durante el último año, donde el individuo se hace cargo de su propio viaje. Los modos de micromovilidad como los patinetes eléctricos han sido fundamentales en este aumento, e incluso llevaron al gobierno del Reino Unido a acelerar la legislación para introducir pruebas de patinetes eléctricos en todo el país. Los beneficios y los posibles obstáculos son claros, pero ¿Qué pasa con los costos?

El sistema de estación de carga frente a su economía

Las estaciones de anclaje reducen los costos operativos: los patinetes eléctricos se bloquean y cargan en la misma estación, lo que significa que no es necesario contratar personal para recoger los patinetes todas las noches para cambiar o cargar las baterías. El desglose de costes comparado es impresionante, los gastos operativos por patinetes bajan de casi 7 € a 1 € al día.

En promedio, cuesta 0,03 € cargar un patinete sobre estación de carga, en comparación con los 2 a 6 € de los patinetes en free-floating, cuando se tienen en cuenta todos los demás costos operativos y la vida útil promedio de la estación que es de 5 años.

Costos operativos al día y por cada patinete, €

Naturalmente, las soluciones basadas en estaciones de carga requieren una inversión sustancial en infraestructura. Para una red de 1000 patinetes, las ciudades necesitarían instalar alrededor de 250 estaciones de acoplamiento con 8 emplazamientos cada una, lo que representa alrededor de 1,4 M €, incluida la actualización del patinete.

La imagen más grande

Tomarse el tiempo para mirar el panorama general puede ahorrarles a las ciudades muchos problemas y dinero: en solo siete meses, el costo inicial de un sistema basado en estaciones de carga comienza a dar sus frutos en comparación con un modelo de free-floating. Esta inversión no es solo financieramente astuta, sino que también crea una infraestructura que puede conducir a un ecosistema de tránsito más seguro donde los patinetes eléctricos pueden verse no como una molestia o una novedad, sino como una parte integral de la red de tránsito.

Costos operativos mensuales para una red de 1000 patinetes eléctricos, incluida la amortización de las estaciones de acoplamiento, €

Hagámoslo flexible

Pero como cada ciudad es diferente, no existe un enfoque de “talla única”. Por ejemplo, en Estrasburgo, KNOT permite a los usuarios estacionar a dos metros alrededor de la estación real si está llena (la ciudad de Estrasburgo está en contra de los patinetes eléctricos free-floating y no lo permite en ningún otro lugar de la ciudad).

En la nueva red proyectada de KNOT en Gold Coast, Australia, los usuarios podrán pausar sus viajes durante 30 minutos en modo de free-floating, antes de llevar el patinete de regreso a la estación.

Tener opciones flexibles que se adapten a las necesidades de los usuarios brinda a las ciudades una oportunidad real de hacer del patinete eléctrico un modo de transporte que realmente se puede adoptar.

A medida que más países y ciudades de todo el mundo miran a los patinetes eléctricos como una solución (más recientemente Irlanda, que este mes confirmó que cambiarán la legislación para introducirlos), los responsables de su implementación deben considerar cómo pueden impactar el cambio en su ecosistema de movilidad.

La estación de anclaje ofrece una inversión inteligente y la oportunidad de consolidar este modo de micromovilidad en el paisaje urbano.